Viernes Santo

Semana Santa Saguntina, Fiesta de Interés Turístico Nacional

Home
Actos Santo Entierro

La procesión del San Entierro, el Viernes Santo, se inicia a las seis del mañana con la salida del Vía Crucis que transcurrirá desde la ermita de la "Sangre" hasta la montaña del Calvario, donde fue crucificado y muerto Jesucristo.


Salen de la ermita los primeros cofrades, con la imagen de Jesús de Nazareno. Muy antes de que claree el día, serán gran número de saguntinos, niños incluso, los que seguirán el tortuoso camino de la montaña del Calvario, en el pie del castillo. Al finalizar la Vía Crucis, como ya es tradicional, se desayunará con buñuelos o churros y chocolate. mientras tanto, en la iglesia de Santa María, un orador nos ofrece el sermón matinal. A partir de las doce del medio día, en la ermita, tienen lugar los oficios y la adoración de la Santa Cruz.

 

9341989
9341989
IMG_5554
IMG_6326
IMG_7353
MA5W7266
untitled4
viernes_santo_calle_mayor_2002

 

Desde tiempo inmemorial, en el pie de la escalinata de la ermita se celebra, a las cuatro de la tarde, la tradicional subasta de los pasos, el tambor y el uniforme del "capità de los saions". Se trata de uno ritual casi mítico, entrañable; "trescientas pesetas dan por llevar el tambor de los saions, a la una...". En nuestra lengua, la de los valencianos, los mayorales acompañante al clavero del año, con voz fuerte, rotunda, van subastando cada u de los pasos que toman parte en la "provessó de los vestes". El escenario de la subasta es la propia escalinata de la ermita, construida en 1601, y ese pequeño espacio urbano que más que un calle más pronto parece una pequeña plaza, la de Sangre Nueva.

Al finalizar la subasta de los pasos y "saions" que deben tomar parte en la procesión del Viernes Santo, en la parroquia de Santa María tiene lugar el "Sermón del Desenclavament".

Esta vez el escenario será la plaza de la Trinidad, en ese espacio urbano que antaño, hasta 1933, donde estuvo ubicado el convento trinitario construido en 1275. Allí, el secretario de la cofradía, subido sobre una piedra, que antes estuvo en el convento, pasara lista de todos los cofrades que deben participar en el San Entierro. Serán más de 1.300 los cofrades que, con la vesta con larga cola y el rostro cubierto, después de pasar lista, en formación, se dirigirán por Camino Real en la plaza Mayor y, desde aquí, a la ermita de la "Sangre", desde donde, a las ocho de la tarde, se iniciará el San Entierro Saguntino y universal.

Llegan los cofrades a la ermita. Se organiza la orden de la procesión. Los niños delante. A continuación les nuevos cofrades. Al principio todo son nervios por parte "de los arregladores", de la junta de gobierno de la cofradía e incluso por la propia majoralia de turno, ya que peligra el llevar a buen fin su cometido, su responsabilidad de hacer posible la celebración de la Semana Santa.

La procesión ya está organizada y empieza la marcha. El clarín anunciador de la salida de cada u de los pasos está a punto. Delante, portazos por los mayorales del próximo ejercicio, aparecen las Verónicas, banderolas moradas, símbolo de la asistencia espiritual en los últimos momentos de los cofrades, los antiguos socorro mutuos y, con su vertical palo, al frente de todos la Santa Faz, anunciara la llegada del San Entierro, la "procesión de las vestes" al decir de los saguntinos.

Avanzan los cofrades despacio, parando la marcha continuamente, mientras tanto van saliendo, a clarinazo, los pasos. Nuevas paradas para acomodarse a la marcha de los otros pasos, mientras se escucha, casi pesado, el tambor de los "saions". Una vez el primer paso en el calle, la "entrada de Jesús el Domingo de Ramos", le seguirán las otras pasos, mientras los "arregladores" irán arriba y abajo organizando a los cofrades, hiende breves paradas. Y como si anclado en el tiempo, la figura del "judío" que al grito de "Puríssima Sangre de Jesucristo" pedirá una aportación económica para el sostenimiento de la ermita. A cada donación entregará el tradicional "caramelet". Golosina que también reclamaran, a los cofrades, los niños y no tan niños, que presencian en silencio el paso de la piadosa comitiva.

En la entrada de Jesús le siguen los otros pasos; la Última Cena, la Oración en el Huerto, el Bes de Judas, los Azotes, el Eccehomo, el Nazareno, la Verónica, el Cristo de la Buena Muerto, el Descendimiento de la Cruz, la Dolorosa, la Soledad, el San Sepulcro y finalmente, la Verdadera Cruz, máxima enseña de la cristiandad.

La procesión del San Entierro, después de más de cuatro horas de marcha, inicia su vuelta a la ermita de la "Sangre" acompañada por el armonioso redobladura de los tambores de las bandas de cornetas y tambores, sobresaliendo, como si se hubiera apoderado del silencio, el "tambor de los saions" , al final, después de la Verdadera Cruz, la banda de música de la Sociedad Musical Lira Saguntina.

Junta de Hermandades de Valencia

Hermandad Stmo Ecce Homo del Cabanyal

Ajuntament de Sagunt